Maestro de Santa Anna Hofje

Maestro de Santa Anna Hofje

Activo en Amberes. Primera mitad del siglo XVI.

______

Sagrada Familia

Óleo sobre tabla: 43,5 x 32 cm.

______

Presentamos una obra de devoción, que reúne influencias de los principales autores flamencos del siglo XVI. El rostro de la Virgen de una belleza nórdica y refinada, inspirada en los modelos de la época pero alejándose del aspecto escultórico de Jan Gossaert y del encanto femenino de Peter Coeck d’Alost, define con un dibujo preciso la forma de los ojos, de la nariz y los labios que le dan especial equilibrio y belleza. La forma del cuerpo del Niño en acentuada diagonal se inspira de las Vírgenes con Niño del Maestro de Santa Úrsula y del Maestro de Santa Lucia, en la colección Casa Torres de Madrid. La disposición del Niño en esta postura encontradas en estas obras proceden de un original perdido de Roger van der Weyden.

Gracias a un tríptico de la “Adoración de los Magos” que se encuentra en la antigua capilla del hospital de Santa Ana Hofje en Leyden, Georges Marlier, historiador especializado en esta época define un estilo especifico en la manera de dibujar los rostros y actitudes de los personajes, y reúne bajo el nombre de Maestro de Santa Anna Hofje un conjunto de obras que comparten las mismas características técnicas.

El Maestro de Santa Anna Hofje se ha definido como inmediato colaborador del pintor Pieter Coecke d’Alost, especialmente relacionado con la familia real española durante el siglo XVI al ostentar desde 1534 el titulo de pintor oficial del Emperador Carlos V. Encontramos a menudo obra suya en colecciones españolas y el prototipo de Vírgenes devocionales como la obra que aquí presentamos demuestra la cercanía del artista con su principal Maestro. Aida Padrón Merida, bajo el apoyo de Don Matías Díaz Padrón, coinciden en sus investigaciones con Georges Marlier y apoyan esta hipótesis enriqueciendo la obra de este autor con nuevos cuadros que se encuentran en colecciones españolas, entre los que se encuentra el que presentamos.

Los cuadros devocionales del Maestro de Santa Anna Hofje siguen esquema de composición y tamaño similar. En la obra que nos ocupa, el colorido juega un papel importante, la blancura de la piel de la Virgen y el Niño les relaciona estrechamente, en contraposición con el color más oscuro del rostro de San Jose que permanece en un segundo plano. El color rojo intenso del manto de la Virgen así como el collar de coral y el rojo de las cerezas en primer plano hacen referencia a la Redención, ya que El Niño viene a la tierra a morir por los hombres derramando su sangre. San Jose lleva un fruto semejante a una pera, este mismo fruto.

  • Virgen Barend van Orley
Back to top